Julio Anguita renunció a su paga vitalicia como ex-parlamentario

Ahora que tan en la palestra está el tema de las prebendas, corruptelas y prerrogativas de la clase política es justo dar a conocer aquellos casos que destacan justo por no quererse aprovechar de lo que la “legalidad” creada por
la propia clase política les permite y que atenta contra su conciencia. Pero son tan pocos…ufffffffff. A ver si cunde el ejemplo. Y desde luego, si el hecho de que sólo necesiten siete años para percibir la pensión máxima está relacionado en sus inicios, como parece, con los problemas que en la transición tenían políticos que habían estado en el exilio y carecían de cotizaciones en España, esa situación de necesidad quedó atrás hace ya muchos años, se la ha generalizado interesadamente y debe de desaparecer la excepción de esos siete años. Será una de las medidas que ayudarían a recuperar la confianza en la clase política.

¿ Porqué no seguiran su ejemplo otros ?
Esto tambien lo hizo la cantante griega Nana Mouskouri que estuvo en politica, hasta llegó a ser la representante de Grecia en el Parlamento Europeo y viendo la situación que se avecinaba en su pais hizo lo mismo. ¡Qué pocos actuan así! contados con una mano y sobran dedos…

Julio Anguita renunció por escrito a la paga de pensión máxima vitalicia a la que tenía derecho como ex-parlamentario, argumentando que “con la pensión que le correspondía como maestro tenía bastante”.

Julio Anguita o por qué no todos los políticos son iguales
De: Lucas León Simón
Cuando José María Aznar y Felipe González nos dictan al común de los ciudadanos una lección de indecoro e insolidaridad, cuando nos enteramos que María Dolores de Cospedal gana al año 241.000 € con el cobro de tres sueldos públicos y la Pajin otro tanto por el estilo, cuando sabemos que el presidente de la Diputación de Castellón no tiene mas remedio que declarar un patrimonio de 3,9 millones de euros cuando hace cinco años NO declaraba
ninguno, nos enteramos que, de manera totalmente accidental, se ha sabido que hace siete años, Julio Anguita renunció por escrito a la paga de pensión máxima vitalicia a la que tenía derecho como ex parlamentario, argumentando que “con la pensión que le correspondía como maestro tenía bastante”. Genio y figura. Julio Anguita viene a demostrarnos que el dicho populista de “todos los políticos son iguales” no se verifica, al menos en su totalidad. Que hay distintas formas de ser y estar en la política, de entender los compromisos éticos y ejemplarizantes de un cargo público y que la erosión que afecta a nuestra moral pública tiene un freno.

No todo es poder y dinero. Tengo la fortuna de ser amigo personal y haber sido de un equipo de gobierno de Julio. Conozco la sobriedad espartana de su espíritu. Sé que en pocas personas se verifica una mayor consecuencia entre lo
que dice y piensa y su modo de vida. Nunca había acabado de entender por qué considera un punto de felicidad dormir la siesta en verano sobre una manta tendida en el suelo, ni por qué su mayor consideración del lujo y del ocio es jugar una partida de dominó al atardecer, cuando está de vacaciones. En esta dura mitología del capitalismo, Julio juega contracorriente. Y su compromiso consigo mismo y con la sociedad, gana.

Julio Anguita hace suyo el lema de Ghandi de “vivir sencillamente, para que los demás puedan, sencillamente, vivir”. Y desde su antisimetría con el político al uso nos aporta soluciones a nuestros graves problemas con la ética y la estética del cargo público.

Maestro vocacional, traslada la pedagogía a cualquier escenario, y cuando la acción política diaria, quema y unta, Julio la quiere convertir en lección a pequeña y gran escala.

Los ideólogos y profetas de la modernidad, reunidos en torno a un gran medio informativo nacional, pensaron que lo invalidaban para la política cuando acuñaron aquello de “honrado, pero desfasado”. Su huella llegó hasta el Parlamento en voz de algún replicante “moderno”. ¡Bendito desfasamiento!

Es decir, exentos de las jactanciosas modernidades de los políticos pendientes de la dieta, la nómina y el futuro cargo en el Consejo de Administración de cualquier sucursal del Gran Capital, Julio Anguita, sin contárselo a nadie, y mucho menos a esos sistemas mediáticos que encubran la vulgaridad y el populismo, le había dado una soberana patada en el culo al sistema. ¡Métanse su degradante paga vitalicia donde les quepa!

Anuncios

11 comentarios to “Julio Anguita renunció a su paga vitalicia como ex-parlamentario”

  1. Connie Says:

    Siempre he sentido una gran admiración por Julio Anguita. Como persona y como politico. Que lástima que ya no le tengamos entre los que se supone, tienen que arreglar este desastre de país. Y para mas desgracia le tocó perder a su hijo en la guerra de Aznar. Con mi mayor respeto, un abrazo Julio Anguita.

  2. Maruja Leblic Lozano Says:

    Este señor es un ejemplo para la corrupta clase política que tenemos en este país, donde cada día hemos de soportar los discursos cargados de mentiras y absurdos que ni ellos mismos se creen. Sus miradas y la expresion de sus ojos, les delata. Ojala Julio nos representara como presidente del gobierno. Podriamos respirar algo más tranquilos, por nosotros y por nuestros hijos.

  3. Insigpol Says:

    La verdad, ya no tenemos politicos así. Un gran ejemplo. Y nos enteramos 7 años despues. Vaya tela.
    Este acto le honra. Perdió su hijo en Irak, pues era periodista. y lo asumió.
    Es un gran hombre.

  4. aaron Says:

    –No dejemos de lado la responsabilidad del pueblo, es él, el gran mago de esta historia, ya que sin PER, SUBSIDIOS, 400 EUROS,Y OTRAS MENTIRAS, etc, etc, no tendriamos estos politicos, porque es dificil regalar lo que se gana con esfuerzo, y el pueblo esta ,mas pendiente de lo que le van a hechar, como si fuera un perro tumbado al sol, que de trabajar, cada dia, y defender sus derechos

  5. FRANCISCO Says:

    Soy de Linares, y ya era y conocia, a Julio Anguita, como alcalde de Cordoba, y llego a Izquierda Unida, estube por cierto con el y en mitines , y ayudo en manifestaciones, a Linares, gran señor , se que es humilde y no le gustan los elogios, pero para mi ole si señor Julio tu si eres un caballero, y tienes dignidad.

  6. Lucía Says:

    Le honra al Señor Anguita ser una señor en todos los sentidos. La idea generalizada de la dedicación de la mayoría de las personas a la política es que están alli para llevar una vida cómoda y además una pensión de lujo por muy poco tiempo de trabajo. Estamos viviendo una época en la que todos ellos deberían tomar ejemplo de la actuación de Anguita y además publicarlo en los medios mas masificados. Esto merece un aplauso generalizado y no creo que lo haya hecho por esto.

  7. jose fernando soto Says:

    le conozco y siempre ha sido y sera uno de los pocos honrados pero hay mas

  8. RICARDO SANCHEZ UROLATEGUI Says:

    Sé positivamente que no es la única persona digna y fiel a sus principios. Pero la honradez nada tiene que ver con las ideologías políticas. O se es o no se es.

    Bravo Julio, por mostrar el camino a seguir!!. Aunque desgraciadamente viviendo en un país plagado de pícaros y sinvergüenzas será difícil que cunda tu ejemplo.

  9. Maria Blanca Says:

    Bien por julio. Que sirva de ejemplo

  10. Maria Blanca Says:

    bien por Julio. Que sirva de ejemplo para otros politicos

  11. Meiko Says:

    Que ejemplazo¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: